Schaeffler América del Sur

 
 
 
 
 
 
Productos INA y FAG

Sistemas de guiado lineal

Los rodamientos lineales son elementos de rodadura para movimientos de traslación. Igual que en el caso de los rodamientos rotativos, se distingue si las fuerzas que se producen son transmitidas por elementos rotativos o por elementos de fricción.

Los requisitos para los componentes lineales son tan diferentes como las aplicaciones en las que se utilizan. En sistemas de transporte y de alimentación se requiere, sobre todo, velocidad y precisión, mientras que en aparatos de medición, por ejemplo, es más importante la precisión y la rigidez. Para encontrar siempre la guía lineal adecuada para cada tarea es importante, además de una amplia gama de productos, un asesoramiento detallado. INA lo ofrece todo: Un amplio programa lineal, junto con un servicio competente. El amplio equipamiento estándar de los sistemas de guiado se puede optimizar aún más mediante un extenso programa de accesorios, perfectamente adaptados para cada aplicación.

Cada tipo lineal tiene propiedades características, que lo hacen especialmente idóneo para determinadas rodaduras. Sin embargo, no se pueden establecer reglas generales para la selección del tipo de guía, ya que casi siempre se deben tener en cuenta y valorar diversos factores. Además de la carga, la aceleración, la velocidad y la carrera, muchas veces hay que respetar también influencias como la temperatura, la lubricación, las vibraciones, el montaje, el mantenimiento, etc.

Rodamientos lineales

Los rodamientos lineales se pueden suministrar como guías lineales con carril-guía, guías lineales con rodillos-guía, sistemas de guiado por eje con casquillos lineales a bolas, sistemas de guiado con jaulas planas, guías con patines con recirculación de rodillos y recirculación a bolas, así como unidades lineales accionadas (módulos y mesas). Además, INA fabrica sistemas lineales miniatura especiales para espacios constructivos mínimos que se aplican, por ejemplo, en la mecatrónica y en la mecánica de precisión. Estos elementos, que ocupan un espacio constructivo mínimo, soportan elevadas cargas, son bajos de fricción y muy rígidos, están disponibles con guía lineal con jaula o como sistema de guiado con recirculación. Gracias a su construcción compacta, sustituyen a menudo rodaduras que necesitan un espacio constructivo notablemente mayor.

Las guías se componen de una unidad carril-carro, un sistema de ejes-rodamiento lineal o son unidades carril-carril con jaulas planas de rodillos o bien jaulas planas a bolas, dispuestas entre los carriles. Las unidades lineales accionados son sistemas completos de uno o de varios ejes, con sistema de guiado mecánico, motor eléctrico y un control ajustado al sistema.

Las guías lineales son apoyos fijos, listos para el montaje, para carreras generalmente ilimitadas . Los sistemas de guiado con jaulas planas y sets de guías lineales se utilizan, con pocas excepciones, para carreras limitadas, debido a la cinemática de la jaula. Estas guías absorben fuerzas desde todas las direcciones, excepto en la dirección del movimiento, y momentos alrededor de todos los ejes. Los sistemas de guiado por eje con casquillos lineales a bolas son adecuados para cargas en dos sentidos y compensan los errores de alineación estáticos del eje. Para la elevada rigidez y precisión necesarias muchas veces durante el funcionamiento, la mayoría de las unidades se precarga de fábrica o se puede precargar durante el montaje. Debido a diferentes clases de precisión y de precarga, se pueden realizar sin problema aplicaciones con elevados requisitos de guiado y posicionado.

Para determinar el tamaño de la guía, se consideran, en primer lugar, la magnitud y el tipo de carga, así como los requisitos en cuanto a la duración de vida y a la seguridad de funcionamiento de la rodadura. En general, con medidas exteriores similares, las guías lineales de rodillos soportan cargas más elevadas que las guías lineales a base de bolas. Por esta razón, para cargas reducidas a medias y movimientos altamente dinámicos, se utilizan normalmente guías lineales a bolas y para cargas elevadas, guías lineales de rodillos. Si se deben absorber cargas especialmente elevadas, son muy adecuadas las guías con jaulas planas y las guías con recirculación de rodillos.

Casquillos de deslizamiento lineal

Si, en caso de rodaduras normales, los elementos que han de girar se separan mediante piezas rotativas (los elementos rodantes), en el caso de los casquillos de fricción los elementos móviles se deslizan sobre un carril o un eje. La capa deslizante se aplica en la pieza móvil o rígida, en función del tipo constructivo de la guía. La lubricación se realiza mediante elementos de lubricación que están incluidos en la capa de deslizamiento.

Los casquillos de deslizamiento lineal son apoyos fijos lineales para carreras ilimitadas. Estas guías longitudinales se suministran como guía lineal miniatura, de fricción, como casquillo de deslizamiento lineal INA, así como guía plana. Las guías lineales miniatura de fricción se componen de una sistema carril-carro con capa de deslizamiento libre de mantenimiento, unidades de deslizamiento lineal INA, de escaso mantenimiento, con un casquillo INA fijado en un anillo de metal ligero. Las guías planas son sistemas de carriles, cuya superficie de deslizamiento en el carril-soporte está provista de un recubrimiento antiadherente de escaso mantenimiento.

Las guías con casquillos de fricción son de reducido desgaste, soportan elevadas cargas estáticas, son insensibles a los golpes y a la suciedad, son silenciosas y funcionan prácticamente sin sacudidas. Las guías de fricción libres de mantenimiento no deben lubricarse ya que los materiales de escaso mantenimiento tienen buenas propiedades de funcionamiento de emergencia. Debido a sus múltiples propiedades específicas, las guías de fricción se utilizan en muchos campos, especialmente cuando el punto de apoyo debe ser libre de mantenimiento o bien de escaso mantenimiento, cuando hay peligro de lubricación deficiente o el lubricante no es adecuado o no es admisible.

La duración de vida de una guía lineal de fricción depende básicamente de su carga, de la velocidad de deslizamiento, de la temperatura y de la duración de la puesta en marcha. Además, hay factores límite adicionales como, por ejemplo, impurezas, corrosión bajo rozamiento en seco o un posible envejecimiento del lubricante en caso de lubricación insuficiente. La duración de vida nominal es, por lo tanto, siempre un valor orientativo.

Muchas influencias exteriores en los casquillos de deslizamiento lineal no se pueden determinar por cálculo. Ensayos bajo condiciones de servicio dan, por lo tanto, los resultados más fiables acerca del uso y la duración de vida de la guía en cada aplicación.